Descripción:

Sí, ya lo sé. A lo mejor suena un poco extremo, pero este batido es tan refrescante, alimenticio y delicioso. Es como comerse un abrazo para el desayuno.

Ingredientes:

½ aguacate maduro
1 pepino de tamaño mediano pelado (si prefiere, lo puede poner antes en el congelador para que sirva como un cubo de hielo).
1 banano congelado en rodajas.
½ – 1 taza de leche de origen vegetal (Yo uso leche de almendra)
1 cucharadita de extracto de vainilla
½ cucharada de sirope de arce (es opcional, pero es tan sabroso)
¼ de cucharadita de sal (es opcional, pero resalta el dulzor del banano)
Cubitos de hielo, cuantos necesite.

Instrucciones:

  1. Ponga todos los ingredientes en su licuadora o procesador de alimentos.
  2. Primero oprima el botón de pulso para desintegrar el banano congelado, luego suba a velocidad máxima y licúe de 30 segundos a dos minutos.

Usted puede darle a este batido una consistencia más espesa como la del helado (como a mí me gusta) o más líquida variando la cantidad de líquido que agrega.

Si desea algo aún más decadente, cambie la leche de almendra por leche de coco. ¡Una delicia!

A este tazón de aguacate, banano y pepino se le agregan encima unos arándanos dulces congelados, unos dátiles medjool y chocolate en trocitos, linaza molida y canela.

Receta Cortesía de Rose Nelson.